El director de la CFE revelará presuntos actos de corrupción en sector eléctrico

El director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, dijo este viernes que el lunes próximo dará cifras y nombres de empresas que presuntamente incurrieron en actos de corrupción en perjuicio de la paraestatal.

Previamente el funcionario había dicho que el gobierno federal lanzará la próxima semana el Programa Nacional de Electricidad.

Expuso que sostenía reuniones con áreas estratégicas de la CFE para detallar el programa, el cual será dado a conocer en conferencia de prensa con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El 30 enero, Bartlett aseguró ante diputados de Morena que la estrategia energética permitirá a la CFE recuperar su capacidad de generación de energía eléctrica y sanear sus finanzas, así como volverla una empresa competitiva que brinde un servicio de calidad.

Aseguró que a pesar de la camisa de fuerza que impuso la reforma energética, se devolverá a la firma su vocación social y se pondrá especial énfasis en dar mantenimiento a cada una de sus plantas generadoras de electricidad, las cuales se encuentran abandonadas desde hace sexenios.

El lunes pasado, el presidente declaró que México tiene suficiente energía eléctrica para abastecer al mercado, y hasta tiene de sobra.

“No existe ningún problema, hay energía eléctrica de más y hasta me causa risa (…), cuando se iba a privatizar la energía eléctrica empezaron a manejar que nos íbamos a quedar sin luz, que no íbamos a tener capacidad para satisfacer la demanda de energía eléctrica y había que abrir el mercado”, aseveró en su conferencia matutina.

Al criticar nuevamente la reforma energética aprobada en el sexenio pasado, el Ejecutivo aseguró que a la CFE y a Pemex se les dejó en el abandono para abrir el mercado al sector privado con costos muy elevados.

El presidente cuestionó incluso que el exmandatario Felipe Calderón se haya integrado al consejo de administración de una empresa que le vendía energía eléctrica al gobierno federal. Se refería a Avangrid, filial de la española Iberdrola.

Ese mismo día el expresidente rechazó que su relación con empresas globales haya incurrido en tráfico de influencias, conflicto de interés o actos corrupción.