Agresores de casa de Cardenal usaron placas sobrepuestas para huir

Los sujetos que el domingo pasado intentaron entrar a la casa del Cardenal Norberto Rivera, ubicada en la colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón, utilizaron automóviles con placas sobrepuestas para huir, pues de esta manera intentaban despistar a las autoridades y evitar ser rastreados.

Dicho acto provocó que elementos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina y de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México buscaran a las unidades equivocadas.

De acuerdo con las autoridades, en un principio siguieron la pista de una camioneta Dodge Nitro (NCV6954) y otra Ford Explorer (MXB4933), pues las placas correspondían a dichos vehículos. Sin embargo, tras hacer un análisis en sus bases de datos, y con la ayuda de las cámaras de seguridad de la Ciudad de México, se percataron que las camionetas que utilizaron los agresores en realidad eran una Toyota Rav4 y una Volvo.

Tras un seguimiento, la policía supo que los delincuentes se dirigieron a la colonia Guerrero y posteriormente al Estado de México.

Tras la balacera, en donde el escolta del Cardenal murió, uno de los hampones huyó herido junto a sus cómplices, pero sólo unas horas después fue abandonado por ellos mismos en el Hospital de Lomas Verdes.

Por la noche llegaron al nosocomio su mamá y su medio hermano. Dijeron que querían ver a alguien al que llamaron José Luis González, pues les avisaron que estaba herido. Al investigarlos, terminaron aceptando que ese no era su nombre. Señalaron que en realidad aquel sujeto se llama Pavel “N”, que tiene 33 años de edad y vivía en San Luis Potosí.