¿Por qué no se detiene la violencia en Tezontepec?

Muy lamentable resultó la entrada del año 2019 en esta región, donde la violencia y las ejecuciones están imparables y apenas este viernes unos sujetos llegaron al colmo de la situación al atacar de manera cobarde y ¡en un panteón! a otro grupo de gente que celebraba el cumpleaños de un difunto, que, según se supo, también fue asesinado en noviembre pasado.
Las venganzas están a la orden del día en Tezontepec, ya que los hechos ocurrieron en la comunidad de Mangas, y muy probablemente se trata de rencores entre los involucrados por el robo de combustible y ahora hasta de venta de drogas.
No cabe duda de que un delito lleva a otro, pero el problema es que realmente las autoridades estatales principalmente, no le han dado la importancia y las acciones contundentes que se requieren para enfrentar la violencia en Tezontepec, donde, ya lo dijo el alcalde Pedro Porras, hay muchas mujeres que se han quedado viudas y niños huérfanos, y la población vive con miedo y alarma.
Las autoridades no quieren ver o dejar ver al exterior la severa situación que se vive en ese municipio y creen que sólo con sus mega operativos “esporádicos”, podrán frenar la violencia.
Muy mal por querer dar una imagen de tranquilidad y paz que, según ellos, se vive en Hidalgo, cuando en realidad existen decenas de muertos y el robo de combustible se ha multiplicado estratosféricamente, no sólo en Tezontepec, sino en Tepetitlán, Tlaxcoapan, y en el municipio de Tula en comunidades como Santa Ana Ahuehuepan, Zaragoza y Montealegre, donde la gente vive con miedo ante las balaceras y ataques de sujetos armados.
¿Hasta cuándo nuestras autoridades tomarán conciencia del papel que deben desempeñar para proteger a los ciudadanos y no sólo deben cuidar su imagen?