Miscelánea Tolteca. GANAN COMO 200 MIL… NO MENOS… COMO 500

Vaya incomodidad que ha causado la política de austeridad impulsada por el gobierno actual. Llamó mi atención que los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) alzaran la voz argumentado una violación de sus derechos humanos.
Ahí fue cuando me dispuse a comentarles un poco, sin ser una gran conocedora de tan “distinguida” clase política.
Antes que nada es importante comentar que, para nuestro orden legal, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que el Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Este último, que tiene la función jurisdiccional o de impartición de justicia, está depositado a nivel federal en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en el tribunal electoral, los Tribunales Colegiados de Circuito, los Tribunales Unitarios de Circuito, los Juzgados de Distrito y el Consejo de la Judicatura.
Los Juzgados de Distrito están integrados por un Juez de Distrito y entre sus funciones está conocer de las controversias con motivo del cumplimiento o aplicación de leyes federales en las materias civil, penal o administrativa. Así como también, de resolver los juicios de amparo indirecto.
Los Tribunales Colegiados de Circuito que constan de tres Magistrados y que entre algunas de sus funciones son la de conocer los juicios de amparo directos y los recursos de revisión contras las resoluciones emitidas por los Jueces de Distrito.
La Suprema Corte de Nación que está conformada por 11 Ministros. Es el máximo tribunal constitucional del país y cabeza del Poder Judicial de la Federación, por lo cual tiene como función primordial la defensa del orden y de los preceptos constitucionales, además de resolver de forma definitiva otros asuntos de jurisdiccionales de gran importancia para la sociedad.
Dicen los que saben, que sus ingresos se deben a la alta responsabilidad que tienen como “guardianes” de la ley, que ellos trabajan en favor de los derechos humanos las 24 horas del día y son el único poder que te “protege” incluso del poder Ejecutivo y Legislativo. Personalmente creo que su “ley” es según al patrón en turno; porque quien propone la terna es el Presidente de nuestra nación.
Nunca los he visto levantar la voz por los feminicidios, las muertes de los periodistas, la corrupción de la Casa Blanca, la guerra de Calderón contra el narco, los gasolinazos, los fraudes electorales, Ayotzinapa y la verdad histórica, la Estafa Maestra, Guardería ABC, Tlatlaya, Atenco, el robo de todos los apoyos a los damnificados por desastres naturales, las tan fallidas reformas estructurales, el alza de la canasta básica con un salario mínimo raquítico, el enriquecimiento de las ourtsourcing, las leyes del IMSS e ISSSTE, la privatización del agua, el despojo de tierras a etnias, la venta de terrenos en zonas protegidas, etc.
Pero si los he visto defender a la secuestradora Florence Cassez (entre ellos Olga Sánchez Cordero, actual Secretaria de Gobernación); a Elba Esther Gordillo, un magistrado federal la encontró inocente de lavado de dinero y delincuencia organizada; un juez de control no vinculó a proceso al ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, por peculado y contra el patrimonio del estado; la SCJN exoneró a Mario Marín en el escándalo de pedofilia y prostitución que la periodista Lidya Cacho denunció; un juez absolvió de cargos de enriquecimiento ilícito a Raúl Salinas de Gortari; un tribunal federal exoneró a René Bejarano de delitos electorales, solo por enumerar algunos.
Una investigación realizada por el consejero de la Judicatura, Felipe Borrego Estrada, señala que al menos 500 jueces y magistrados han colocado en plazas de tribunales y juzgados a hijos, esposas, cuñados, hermanos, y hasta a sus suegras. Otros 7 mil 148 servidores públicos del poder judicial comparten espacio laboral con parientes. La ley a modo.
*Gracias papá por ser
un ejemplo digno y claro
de lo que es un servidor público*