Miscelánea Tolteca. ¿PRIMERO LOS POBRES?

Hace algunos lustros mi hermana realizó su servicio social en Huautla, Hidalgo, estaba preocupada de la precaria situación económica de sus pacientes pero sobre todo de las mujeres con muchos hijos y sin querer operarse.
La razón era porque los esposos querían seguir teniendo hijos para que la ayuda del gobierno fuera más, tener recursos sin trabajar.
Actualmente la situación sigue en auge debido a que los programas sociales han aumentado. Tengo ejemplos muy cercanos en donde el esposo busca a la pareja porque sabe que llegará la ayuda para los niños; parejas que tienen hasta tres hijos con ingresos muy bajos pero esperan con ansias la llegada del algún programa social para darse el lujo incluso de cumplir compromisos sociales; o que me dicen que los hijos que viven a costa de la pensión para adultos mayores.
El principal eje de este gobierno ha sido atender a la gente más vulnerable, carente de oportunidades, que viven en pobreza o necesitan de alguna ayuda para poder vivir. No dudo que de buenas intenciones se estén llenos estos programas, o quieran mejorarlos; e, inclusive acabar con la corrupción en la que se han visto involucrados. Pero las estrategias llevadas a cabo dejan mucho que desear.
En enero arrancó el Programa “Jóvenes Construyendo un Futuro”, la finalidad es capacitarlos en empresas para que adquieran experiencia o conocimientos que les ayudarán a encontrar un empleo digno. De antemano el dinero no es necesario porque alguien que de verdad quiere superarse solo necesita una oportunidad. Y si de verdad son buenas las intenciones de las empresas participantes, que los contraten y capaciten dentro de las mismas.
Ha sido tema polémico el retiro de los recursos a las estancias infantiles. Este programa, como otros, tiene fines partidistas. No dudo que exista corrupción y no precisamente por quienes trabajan ahí, sino quienes manejan los recursos.
Es absurdo pensar que los abuelitos se harán cargo de los nietos, cuando ellos ya cumplieron como padres y, qué garantiza que ese dinero que darán directamente a las madres lo ocuparán para ese rubro.
Por otra parte Infonavit arrancó un programa para el beneficiar a quienes su deuda es impagable debido al sueldo que ganan. Pero la duda es quien absorberá las pérdidas de estos créditos o por qué el gobierno se apropia de un programa cuando los recursos que maneja son de las aportaciones de los afiliados y algunos de los tan “vitoreados beneficios” ya existían.
Otro programa llamado “Tandas para el bienestar”, busca incentivar mediante apoyos económicos sin pago de intereses a micro y pequeños empresarios. El tema aquí es el sistema de vigilancia para que el recurso se aplique correctamente, porque el lugar de adquirir bienes, en muchas ocasiones, sólo pagan servicios.
Pero como aquí lo que sobra es dinero, hasta los migrantes recibirán un apoyo de 6000 durante Semana Santa. No conformes con recibir ayuda a su paso, el “Operativo Hola Migrante” busca proteger a las personas más vulnerables dando a conocer sus servicios y programas. No sé cuál sea la finalidad, si los mexicanos tenemos muchas carencias.
El problema radica en que no están creando oportunidades, sino solucionando momentáneamente las necesidades. Además estos programas operan sin reglas y el gobierno se justifica diciendo que son “lineamientos de operación”, pero que no garantizan la correcta distribución y vigilancia de su aplicación.
Hasta cuando el gobierno dejará el “asistencialismo electoral” que afecta cada sexenio, porque cambian a la par del gobierno en turno.