Fuerte operativo para resguardar a testigos en el juicio en que una mujer fue asesinada

La audiencia de un juicio oral se llevó a cabo bajo un aparatoso despliegue de seguridad que implementaron policías en las afueras del tribunal de justicia penal y en el interior de este edificio en Tula, pues se corrió el rumor de que los testigos se sentían amenazados algunos hasta de muerte, por lo que lo informaron a los jueces a quienes les solicitaron protección.
Presuntamente esta serie de amenazas de muerte fueron reduciendo el número de testigos que se iban a dar su testimonio de lo que vieron la noche del 14 de diciembre del 2017 cuando una joven fue asesinada en el momento que viajaba a bordo de una camioneta donde le acompañaba otra mujer, hecho que ocurrió en la carretera Tula-Tepetitlan a la altura de la Lechería en la localidad de la Loma.
De ese hecho fue detenida una persona que en su momento fue vinculado a proceso y así fue avanzando hasta llegar a la audiencia de juicio oral que dio inicio el pasado jueves.
Previo a que iniciaría el juicio fueron llegando los pocos y contados testigos al edificio y con estos se llegó a notar la presencia de policías que estuvieron brindando seguridad tanto a las personas como a quienes estaban dentro del edificio del tribunal de justicia penal, esto a raíz de que las personas tenían miedo por su vida y la de sus familias de poder dar su testimonio de algún dato que pudiera ser importante para que se esclarezca el hecho, ya que algunos así lo hicieron saber a los jueces de enjuiciamiento que escucharon a la defensa del imputado y a los agentes del ministerio público en este caso en que una mujer perdió la vida.
Por lo tanto y ante la circunstancia que se presentó se redujo considerablemente la lista de testigos, situación que podría cambiar y que podría afectarle en su teoría del caso para demostrar plenamente la responsabilidad del acusado, mientras tanto se conoce que este despliego de policías podría seguir hasta que concluya la audiencia de juicio oral.