El Secretario municipal de Tula aspira a ser el candidato del PRI a la presidencia de Tula

Aseguró el secretario municipal de Tula, Alejandro Álvarez Cerón, aspirante a la candidatura a la alcaldía en la próxima elección por parte del PRI que esperará a que se den los tiempos políticos y que no adelantará nada por lo pronto: “me concentraré en el cargo que hoy tengo mi interés hoy y hasta el último día estaré en la secretaría”.
Para lograr la nominación del tricolor, Álvarez contaría con el apoyo del grupo del actual alcalde Gadoth Tapia Benítez, de quien es “delfín” y que intenta posicionarlo en el ánimo de la ciudadanía.
A pesar de que se dijo ocupado en sacar adelante los temas de la secretaría y cumplir con el encargo que le confirió el actual Ejecutivo tulense el encargado de la política interna de la antigua Capital Tolteca no se descartó para competir por la nominación priista para ser cabeza del ayuntamiento en el próximo periodo municipal.
Sin embargo, insistió en que aún es muy pronto para pensar en esos temas, por lo que hoy está cien por ciento concentrado en los temas del cargo que ostenta.
“La verdad que la candidatura, hoy es un tema que no me quita el sueño, habrá que esperar para ver qué movimientos se dan y cómo se mueven las cosas, sólo te puedo decir que hoy estoy cien por ciento ocupado en otra cosa y que en ese tenor habrá que tomar algún tiempo para ver para tomar decisiones”.
Consultado al respecto, el presidente del comité municipal del tricolor, Héctor Arana Marín dijo que aún es muy pronto para pensar en candidaturas, pero que llegado el momento cualquier militante priista podrá ser, puesto que todos tienen derecho a externar su intención y cualquiera tiene oportunidad para ser elegido candidato.
Cabe mencionar que de momento el PRI en Tula tiene cuatro virtuales figuras con posibilidades reales de aspirar por la nominación del llamado partido oficial para lograr el designio, se trata de los exsecretarios municipales, Octavio Magaña Soto y Helmer Becerra Cerón, Alejandro Álvarez, y el propio Héctor Arana.