Historias de Tula. Familia de Don Cruz Muciño, San Miguel Vindho

Por Laura Tovar González
“No hay grandeza donde no hay sencillez, bondad y verdad” Frase Celebre de Leon Tolstoy
Así comienzo en esta ocasión mi colaboración, no sin antes dar las Gracias a mis estimados lectores que me acompañan en este espacio donde estamos entrevistando a las Familias Forjadoras de la Historia de Tula de Allende Hidalgo.
Otro gran hombre en la sociedad de Tula y Cd. Cooperativa Cruz Azul fue Don Cruz Muciño, tuve el honor de platicar con su esposa Doña Esther Vázquez Dorantes, ya que Don Cruz Falleció hace ya 12 años, lo recordamos con mucho cariño, admiración y respeto en esta nota, ya que fue un Hombre Educado y amable, ejemplo de trabajo y honradez para quienes tuvimos el placer de conocerlo en vida.
La señora Esther nació en Jasso el día 14 de mayo de 1932, su padre fue Culberto Vázquez y su madre Dolores Dorantes, familia originaria de Tetepango, Hgo. Su madre fue hija única y muy joven emigró a Jasso. Fue ahí donde inicio su negocio de comida, con un pequeño restaurante, en total fueron de familia 5 hermanas mujeres y 2 hermanos hombres.
A los 13 y 14 años sus hermanos entraron a laborar a la Cooperativa Cruz Azul, donde trabajaron toda su vida y vivieron en esta ciudad hasta el dia de su fallecimiento.
En 1944 falleció la señora Dolores Dorantes, madre de Doña Esther, cuando solo contaba con 42 años y fue sepultada en el panteón de San Miguel Vindho.
Con mucho esfuerzo y trabajo duro los hijos e hijas salieron adelante y poco a poco formaron sus familias.
Doña Esther contrajo nupcias matrimoniales con Don Cruz Muciño Paredes, cuando ella tenía 26 años y el 28 años, él fue originario de San Miguel Vindho, sus padrinos de Boda fueron Don Guillermo Álvarez Macias y su distinguida Esposa, con quienes siempre tuvieron una Gran Amistad.
De este matrimonio nacieron sus 2 hijos, Víctor Muciño Vázquez y Guillermina Muciño Vázquez, muy conocidos y apreciados en San Miguel Vindho y en Tula de Allende.
Su padre de Don Cruz fue el señor Refugio Muciño y su madre la señora Pilar Paredes, los 2 originarios de San Miguel Vindho.
Ya desde aquellos tiempos aproximadamente en 1958 ya Don Cruz se dedicaba a la Venta de Gasolina y refacciones para Autos y camiones, negocio que hasta la fecha su esposa Esther y su hija Guille siguen atendiendo.
Doña Esther nos comenta que en su juventud, cuando tenía más o menos 18 años, pertenecía a la Banda de Guerra de Jasso (Cruz Azul), que en ocasiones representaba a Tula en los eventos patrios de la ciudad de Pachuca, algunas de sus compañeras de esta banda fueron las señoritas de apellido Rojo. Hubo una ocasión donde el Gobernador del estado de Hidalgo Don Vicente Aguirre Castillo invito a las jovencitas de la banda de guerra a comer a su Hacienda, entre los amigos de Tula que iban con ellas estaba Jesús Sanabria, quien disfruto mucho la reunión y por la emoción del evento tomo tanto Pulque que se emborracho y el camión que los transportaba regreso a Tula sin darse cuenta que Jesús no iba entre los pasajeros.
Muchas Anécdotas de esas bellas épocas llenas de alegría y fiestas donde los jóvenes y jovencitas se divertían sanamente en su plena juventud.
Agradezco a Doña Esther que nos permitió ver la fotografía donde Don Cruz Muciño Saluda al gran torero de Tula Jorge Gutiérrez, en la Corrida de Despedida de este matador en la plaza de toros de San Miguel Vindho, desgraciadamente unas semanas más tarde falleció Don Cruz de un infarto.
Antes de su fallecimiento habían hecho planes de hacer un viaje de placer a Canadá, desgraciadamente ya no pudieron concretar estos planes.
En una ocasión Don Cruz se fue de viaje con amigos a conocer España, a este viaje solo llevaba un par de maletas, asegurando que con lo que llevaba era suficiente, muy grande fue la sorpresa de Doña Esther al ver que a su regreso se multiplico el número de maletas por todos los regalos que compro para su esposa, hijos y amigos. Siempre fue un hombre generoso. Otro curioso recuerdo fue que antes de fallecer Don Cruz tenía como mascota una gatita muy cariñosa que siempre lo acompañaba y se le acurrucaba en el cuello, extrañamente cuando Don Cruz falleció la gatita desapareció, la buscaron por todo el pueblo de San Miguel, pero nunca la encontraron.
Doña Esther guarda bellos recuerdos de todos sus viajes a Europa, los cuales ha realizado en compañía de su hija Guille.
Agradezco infinitamente la amabilidad, el tiempo y todos los recuerdos y anécdotas que Doña Esther Vázquez Dorantes compartió conmigo en esta entrevista, porque gracias a estos datos interesantes de las familias originarias de Tula y sus alrededores estamos conociendo y enriqueciendo Las Historias de Tula.
Aquí nos encontramos estimados lectores y lectoras, en una próxima edición de este Espacio. ¡¡¡ SALUDOS !!!