Miscelánea Tolteca. ¿QUIÉNES HUACHICOLEAN EL PAÍS?

En mayo de 2017 escribí acerca de este problema que ya alcanzó dimensiones descomunales; clara y contundente, mencioné que el gobierno en turno, tanto estatal como federal, poco o nada había hecho, y lo anterior se debía a que estaban involucrados altos funcionarios, tanto de gabinetes, como de Petróleos Mexicanos (Pemex) y dueños de gasolineras.
Si mi memoria no falla, el “huachicoleo” empezó ascender a raíz de los famosos “gasolinazos”, al principio se trató de una pequeña agrupación de personas que se dedicaban a “ordeñar” ductos de manera aleatoria. Cuando el crimen organizado vio un nicho de negocio lo retomó, y para que generara miles de ganancias tuvo que aliarse con grandes y finos personajes (solo imagínelos).
“Casualmente” en los estados donde hay más desabasto domina el huachicoleo.
Hace dos años existían 6 mil 873 tomas clandestinas, diariamente se robaban 600 mil pipa con 15 mi litro cada una, que cuestan en el mercado negro 50 por ciento menos que con Pemex y que representaban 200 millones de pesos diarios
Apenas es el comienzo para desmoronar la célula, se debe revisar quienes son los dueños del petróleo mexicano que han vendido nuestros recursos a multinacionales extranjeras e importan hidrocarburos en lograr de producirlos El corrupto Romero Deschamps “agacho la cabeza” y apoya al presidente en su decisión, pero no crea en el buen samaritano, logró amparase contra cualquier orden de aprehensión
Aplaudo la entrada de elementos de la Marina y el Ejército a 73 instalaciones estratégicas, el centro de Monitoreo es el cerebro y control que “vigila” el combustible que entra y sale, quienes lo manejaban, obvio, se despachaban con la cuchara grande.
Tan sólo en la refinería de Salamanca se localizó una instalación clandestina que conectaba un depósito externo; Peña Nieto (que raro) puso a su ex jefe de seguridad a cuidar ductos; en san Martín Texmelucan, Puebla, solo cambian el horario de trabajo los huachicoleros; están saboteando el ducto Tuxpan-Azcapotzalco, etc.
No se deje engañar, una cosa es el desabasto (dejar de surtir) y otra la escasez (no hay para surtir), no crea en lo que divulgan los medios oficiales de comunicación, solo han generado pánico y compras alarmantes; además de “corrupción” porque hay ciudadanos comprando en garrafones, cosa que debería de estar prohibido, y la revenden.
Nos quejamos del gobierno pero de verdad nosotros no ayudamos en nada.
El desabasto tiene que ver, por una parte, con los consorcios gasolineros, es hora de que dejen de comprar pipas robadas, o fuera de contrato; hagan su inventario mensual; paguen a tiempo, porque ya se han anulado contratos a 103 gasolineras que compraban huachicol; y por otra, nosotros, porque abarrotando las estaciones solo hemos generado un incremento de la demanda, poniendo en duda si ya nos abastecemos de forma legal, la vamos a revender, o solo se compraba lo indispensable, etc.
No dudo que en esta “guerra” falten buenos estrategas o planificadores, pero si hubieran expuesto el programa, juro que alguien lo hubiera “ventilado” y todo se habría ido por la borda. Analice un poco y vea la razón de una gasolina tan cara que pagamos.
P.D. A los que se andan dando golpes de pecho, les recuerdo que tenemos una escasez en los sistemas de salud a nivel nacional y nadie ha levantado la mano para defender este derecho humano.