Se separan militantes del PRI; dirigente dice que es buena la depuración

El presidente del comité municipal del PRI en Tula, Héctor Arana Marín dijo que hay una depuración en ese partido ante las salidas de militantes que se ha suscitado en los últimos meses y semanas, entre ellas la del ex diputado local, Alberto Martínez Guzmán y la del ex director del Registro Civil durante dos gobiernos municipales, José Alfredo Jiménez Ángeles.
Sin embargo, en entrevista, dijo que le causa extrañeza que los cuadros que sí fueron tomados en cuenta por el PRI sean “los que abandonen el barco porque piensan que se va a hundir”.
Aún así indicó que la depuración natural que se da a últimas fechas es buena dado que les permitirá saber de una vez quién o quiénes sí quieren trabajar y quienes no.
Sobre el caso particular de Martínez Guzmán aseveró que desconoce a ciencia cierta si su salida sea real (para irse a las filas de Morena) porque hasta el momento sólo conoce esto por comentarios. En tal sentido dijo que está en busca de un dialogo con él para que de una vez fije una postura.
En lo que respecta a Jiménez Ángeles dijo que le pareció un poco fuera de lugar una reciente publicación que el ex funcionario hizo a través de sus redes sociales, en donde se desmarcaba del priismo, dado que él sí fue tomado en cuenta como servidor público (y con un cargo en el PRI de Tula).
Afirmó que en su momento buscó contacto con el ex director, pero que éste ni siquiera contestó las llamadas, “así que bueno, yo creo que su posición fue más que clara”.
Invariablemente reconoció que sí se han dado algunas salidas, pero descartó que se hayan suscitado en masa y sobre todo que sean causa de desestabilización al interior del partido, y negó que exista división, aunque admitió que, como en todos los partidos, “es normal que existan corrientes”.
Finalmente, Héctor Arana agregó que desconoce cuántos liderazgos se hayan separado del tricolor, y aseveró que eso tendría que verse en el comité estatal, donde los ahora ex priistas si es que realmente quieren salir deben renunciar a su militancia, aunque hasta el momento no ha sabido de nadie que oficialice su salida.