Diseña Cinvestav submarino para protección de arrecifes

Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) diseñaron un robot submarino para generar mapas topológicos de la zona arrecifal del Caribe mexicano y con ello contribuir a su estudio y recuperación, luego de la llegada de enormes volúmenes de sargazo a sus costas, a mediados de 2018.

Luz Abril Torres Méndez, titular de la investigación, explicó que este robot es capaz de moverse en el ambiente marino de una manera poco invasiva, a diferencia de otros de usos similares, debido a que la tecnología que emplean se basa solo en visión computacional para desenvolverse en el mar.

Otra de las diferencias, añadió la investigadora, es que la información que captura el robot se sube al sistema en tiempo real, a diferencia de otros proyectos que requieren sacar la información del robot y subirla al sistema. Es decir, no usan sonares, infrarrojos o láser para estimar su ubicación ni tampoco genera mucho ruido, a fin de evitar alterar el ecosistema.

“Para poder navegar, usualmente el robot requiere conocer su posición en el mundo. Sin embargo, al no existir actualmente tecnología accesible para estimar de manera exacta dicha posición, nosotros optamos por realizar exploraciones del tipo reactivo, que consiste en primero detectar y posteriormente monitorear la zona de interés con métodos de atención visual. Para ello desarrollamos programas de control electrónico que permitan al robot moverse de forma autónoma, evitando a la vez colisionar con tan delicado hábitat”, señaló la especialista adscrita al Grupo de Robótica y Manufactura Avanzada del Cinvestav Unidad Saltillo.

El Cinvestav informó por ahora el robot submarino del Cinvestav Unidad Saltillo se ha sumergido en las aguas del Caribe, en la zona Mahahual, a dos horas de la ciudad de Chetumal, Quintana Roo, donde ha realizado la mayor parte de sus pruebas en la exploración y construcción de mapas topológicos, por lo que el siguiente paso es apoyar en el monitoreo de la conservación y restauración de los arrecifes de las costas mexicanas.

En un comunicado, se indicó que con la llegada del sargazo se acumuló una gran cantidad de materia orgánica, mucho más de lo normal, tanto en tanto en el arrecife como en los pastos marinos en la entrada de la playa, situación que provocó un desajuste al no realizarse la simbiosis adecuadamente.

Con las imágenes que ha tomado el robot se pudieron identificar que la acidificación continúa matando a los corales debido a los cambios climáticos.

La investigación forma parte del proyecto de tesis de doctorado del estudiante Angel Alejandro Maldonado Ramírez, que es apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), mediante el cual se han generado datos a partir de 2014 y con la información de la gente local se han podido identificar los cambios en el ecosistema coralino.